us es

Sacerdotes para los niños

En nuestro servicio a la familia, los Discípulos queremos entender y promover la vocación propia de cada miembro. Si en la Iglesia hay diferentes vocaciones que se complementan admirablemente en el misterio de la comunión de la Iglesia, en la pequeña Iglesia doméstica hay también caminos diversos de santidad.

Uno de esos caminos que exploramos y desarrollamos es el camino de santidad de los niños. Ese camino brota de la conciencia de que la historia de cada vida se escribe desde el designio amoroso de Dios. Descubrir esta verdad y fundar sobre ella la vida de nuestros niños es nuestra tarea común con los padres. Para ello ofrecemos a los niños unas prácticas adecuadas a su vida y madurez.

Al servicio de los niños tenemos también nuestro proyecto educativo Stella Maris. La pedagogía del colegio se basa en entender la educación como una vocación, una llamada a participar y realizar la paternidad de Dios, acompañando a los niños en el camino de una vida buena, lograda y llena de sentido. Ello exige que custodiemos el misterio de las relaciones constitutivas que entretejen la vida y el ser del niño. Es en el encuentro con el otro, en el haz de relaciones, donde la persona puede florecer: por ello buscamos que los niños sean buenos amigos, buenos estudiantes, buenos hijos. Por ello nuestra propuesta educativa se basa en el crecimiento efectivo en las virtudes

Qué ofrecemos a los niños: